Un poco sobre producción

Retomando mi participación en este blog les quiero invitar a que juntos participemos en este post con preguntas y respuestas sobre producción. Intentaré resolver todas las dudas que vayan surgiendo y, por supuesto, las que no pueda, las resolveremos juntos. ¿Qué es producir una canción, un disco, una banda, un show? Cada uno de estos rubros implica diferente enfoque y trabajo, pero sobretodo algo que muchas veces nos falta a los músicos: disciplina y constancia. Como músicos podemos llegar a ser muy dispersos. Una característica que tienen TODOS los que tienen éxito (recordando siempre que  la música NO ES COMPETENCIA CONTRA OTROS) es que eran disciplinados, incluso al momento de comportarse de forma muy alocada, la personalidad de cada uno no implica que no llevemos esto como un trabajo con el orden y respeto que ello merece.

Así que podríamos empezar a platicar sobre cómo producir una canción.

Primero que nada necesitamos estudiar para poder componer de forma correcta. La composición es como un músculo que hay que ejercitar diario. Una vez teniendo el tema adecuado procederemos a hacer los arreglos (basándome en este momento en que es una banda quien producirá la canción), pensando en que suene COMERCIAL, y lo pongo en Bold porque es un término que a muchos les causa ruido y creen que ser comerciales compromete el estilo, la esencia, la originalidad y no se qué tantas cosas más. Ser comercial significa una cosa: que le guste a muchas personas. Beethoven era comercial, Mozart ni se diga. Bach también. Una de las bandas más comerciales del mundo definitivamente son The Beatles. Parte de su arrollador éxito tiene que ver con lo comerciales que eran sus canciones, sin hacer a un lado jamás lo definido del estilo como banda y de cada uno de los “Fab Four”. Para hacer un arreglo que suena comercial y les guste a los demás tenemos que escuchar todo tipo de música, no cerrarnos a nada y recordar que la música, si bien son matemáticas aplicadas, no tiene nada que ver con ser perfectos. Sí hay que ejecutar con calidad, por supuesto, pero no sonar a robots. Como instrumentistas tenemos la obligación de estudiar y practicar para que nuestro toque refleje quiénes somos por dentro y podamos expresar una emoción, y no tocar simplemente porque sí. Son muchos factores los que se involucran al hacer un arreglo. A lo largo de mis 26 años de trayectoria me he dado cuenta de que cada instrumento tiene su lugar y su momento. Hay que saber ceder y usar el elemento más importante de la música: el silencio. Menos es más, digan lo que digan. Finalmente a nadie le importa si eres el guitarrista más rápido del planeta, o si tu batería tiene 124097 juguetitos para sonar. Lo importante es lo que expresamos.

Hasta este punto me quedo y espero sus preguntas, comentarios y sugerencias. ¡Saludos!

 

mauricioazizlogorockears2

Patrocinado por Rock Ears.






Mauricio Aziz (3 Posts)


Deja un comentario